Cuando conocimos a Drácula (o por qué debes ir a Rumanía en 2017)
5 (100%) 6 votes

Rumanía es un país impresionante, con una historia que pone los pelos de punta. Ya sea con la de Drácula, o más reciente con la de Ceauçescu, lo que es seguro es que vas a pasar miedo.

Y como el miedo es el hermano del misterio, y Let es adicta a éste último, decidimos que Bucarest podría ser una buena opción de viaje. Así que fuimos.

bucarest

Fuente: El País

En realidad decidimos volar a Bucarest porque encontramos unos vuelos con nuestra amiga Ryanair por unos 40€ i/v. ¿Qué nos ibamos a encontrar? A Drácula, ni más ni menos.

Y un país que nos llegó al alma.

A continuación, vamos a aconsejar razones por las que debes ir a Rumanía

1. Porque Drácula existió, y no sabes lo peor

¡Maldito Bram Stoker cuánto daño hiciste! Aqui Pablo al teclado, Pablo con miedo, Pablo persona que no le gusta el terror, Pablo que se caga de susto con cada tontería, Pablo chico grande miedica.

Por otro lado tenemos a la guía del Free Tour que hicimos el segundo día de Rumanía, contándonos la historia de Vlad el Empalador, quien empaló a casi 100.000 personas. Si, 100.000 personas, más que el Bernabéu entero (vaaale, y el Camp Nou). 100.000 personas que sufrieron…¿cómo decirlo?….UN PALO DE 3,50M. Se les introducía por ahi (si, por ahí), y se levantaba para que la víctima se desangrase poco a poco.

¿No os parece lo suficientemente malo?

Pues a mi escuchar su nombre en Rumanía me daba escalofríos. ddewhtubghtwbv

Dracula-rumania-bucarest

Esos ojos…ese bigote…

Drácula, o Vlad III, fue principe de la región de Valaquia, y luchó contra los otomanos con técnicas crueles para poder defender su región. Hoy en día es considerado una eminencia, y tras haber pasado 500 años desde su existencia, sigue dando de qué hablar.

Tras la invasión turca, le cortaron la cabeza y se la dieron al sultán, quien dicen que la dejó empalada en la puerta de su palacio. ¿Y el resto de su decapitado cuerpo? Dicen que se enterró en las afueras de Bucarest, pero de repende….una noche…..desapareció.

bran-dracula

www.bran-castle.com

Para conocer su famoso castillo, tenéis que dejar Bucarest y adentraros en Bran, unas 3h en coche al noroeste de la capital. Este viaje lo dejaremos para otro post aparte que actualizaremos dentro de poco (y espero que escriba Let)

2. Porque la historia de Rumanía es espeluznante

Rumanía, país frío, país del este. ¿Qué más conoce el mundo de este pais? Rumanía tiene una historia tremenda, que no sólo se limita a Drácula.

Durante la Segunda Guerra Mundial se unió al Eje y lucho junto a los nazis, pero poco después reculó y se cambió de bando uniéndose a los Aliados. Después, llegó el frío de la Rumanía Comunista hasta finales de 1980 de la mano de Nicolae Ceauçescu. Con él al mando, se independizó del resto del mundo, cerró fronteras, y sufrió una autarquía bestial.

Durante su era, la población rumana tuvo restringidas muchísimas necesidades básicas, y tuvo que ver cómo su líder repartía riquezas a su manera, mientras alimentaba su ego. Tanto es así que decidió construir “La casa del pueblo”, el Parlamento, el segundo edificio más grande del mundo (tras el Pentágono). Un auténtico bichejo.

Parlamento bucarest

86m de alto y 92m bajo tierra

Desde su balcón daba discursos y desde su balcón vió cómo se le levantó el pueblo durante la Revolución de 1989. El pueblo se lo cargó, en vivo y en directo, y el mundo entero lo vió televisado. Un acontecimiento que aún recuerdan en las calles de Bucarest.

3. Por su gastronomía (y precios)

Rumanía es un país muy barato, eso lo sabemos todos. No sólo es barato sino que se come bien, y aquí Leticia y un servidor somos de buen comer. Especialmente recomendable es Caru´cu Bere.

Caru´ cu Bere – Strada Stavropoleos 5, București – Restaurante típico rumano, con mucha carne y puré de patatas, a precios muy asequibles. Creo que comimos un plato cada uno, con bebida, por 5€. Todo con música en directo, y mucha gente que se lo estaba pasando muy bien. La cerveza de la casa, buenísima también! Y la decoración te hará retroceder varios siglos atrás.

Hanu´lui Manuc Strada Franceză 62-64, București. Fue una posada cuando abrió en 1808 y ahora es restaurante y creo que hasta piensan abrir un Starbucks. Está muy cerca del busto de Drácula (noooo otra vez nooo) y también tiene unos precios muy competitivos, con una calidad tremenda. Cocina típica rumana (recomiendo una especie de salchichas que se llaman “mici”) por un precio también asequible.

caru cu bere

caru cu bere

 

¿Vosotros habéis estado en Rumanía? Contadnos qué os pareció, o si añadiríais alguna razón por la que visitar este gran país.