Las 7 cosas que MENOS nos gustaron de vivir en Bolivia durante un año
5 (100%) 2 votes

Aquí Pablo, a las teclas de Aprendizaje Viajero hoy, con un artículo que podría ser perfectamente complementario al que sacamos hace un par de días.

Entonces escribimos sobre las 7 cosas que MÁS nos gustaron de vivir en Bolivia durante un año. Y hoy yo, Pablo, he querido resaltar la cara opuesta.

Porque no todo son cosas bonitas, ni mucho menos. Bolivia es un país caótico, donde aprenderás a desarrollar la virtud de la paciencia.

Así que vamos a comenzar ya con el artículo, no sin antes recalcar que es una opinión mía, totalmente subjetiva, y sin intento de generalizar. ¡Comencemos!

Las 7 cosas que MENOS nos gustaron de vivir en Bolivia durante un año

Sí, vivir en Bolivia no es lo mismo que vivir en Europa. Cierto es que el país tiene un millón de cosas buenas, pero también hay algunas malas y me gustaría hablar de ellas. Porque parece que a veces cuando se viaja todo es de color rosa y genialísimo y perfecto y chupi-guay.

Pues no, muchas veces tendrás que exponerte ante situaciones que son desagradables, pero con las que aprenderás muchísimo. Prometido. Veamos la lista:

1. La basura y la contaminación

Los coches y autobuses que encontréis en Bolivia van a ser del año de la pera. Esto significa MUY antiguo, por lo que general significa MUY contaminante.

transporte en bolivia

Microbuses

Si encima lo sumas con la falta de oxigeno que hay en la región del altiplano ya “apaga y vámonos”. Los pocos contenedores que hay en la calle se llenan a tope, y es muy común encontrar perros callejeros por las noches rompiendo las bolsas de basura y esparciendo la mierda por la calle.

Esto, unido a que existe una falta de educación respecto al medioambiente, hace que encontremos más basura de la que nos gustaría. De hecho hace poco sacamos un artículo algo directo en el que tratamos el tema de la mentira que es la Pachamama, y el arte de dar de comer basura a la madre tierra.

basura pachamama

Es común ver en los buses tirar botellas de Coca Cola de 2L por la ventana. Pero todo esto lo tratamos mejor en el artículo, así que echadle un ojo si queréis en el enlace.

2. Los timos diarios y las mentiras

Sí, el país está todavía inmerso en el pensamiento de que si eres blanco = tienes plata. Puedes venir sin trabajo, como fue mi caso, a sacarte las castañas del fuego, pero aun así seguirás teniendo que lidiar con el precio gringo para casi todas las cosas.

Aquí es muy común que no haya precios impresos en ninguna cosa que quieras comprar (comida en el mercado, los servicios de un guía para un tour, una carrera en un taxi…). Por lo que primero te mirarán, sacarán su Pantone, y te cobrarán según lo guiri que les parezcas.

mercado brujas la paz

Yo he llegado a estar en un sitio de hacerme fotos con un chico boliviano y a mi cobrarme le doble. “Porque eres gringo, ese es el precio”. Dicho así a la cara…porque también son muy sudaos y les importa un pimiento todo…más bien porque saben que si vas a la policía nos pedirá una mordidita (es decir, más dinero).

Es cierto que en este apartado podríamos estar hablando horas, con un montón de argumentos y discusiones. Yo sólo doy mi opinión personal y subjetiva de lo que he vivido en este año.

Y si ya se enteran de que eres Español (si, en mayúsculas) te sueltan el discurso colonial…

Si bien esto ocurre a menudo, no es generalizado a TODA la población. Nos hemos encontrado con gente majísima y simpatiquísima que nos ha tratado con igualdad, incluso a veces cobrándonos precios locales, sin inflar.

rurrenabaque pampas tour precio price

Podría hacer un artículo entero jajajaja  Casi a diario, en alguna situación u otra, te terminan timando. Muchas veces no te das cuenta, y muchas otras lo sabes, ellos lo saben, y tras un par de risas se despiden de ti.

Es muy común en lugares como los taxis…Si bien ya te subes sabiendo que te van a pedir más que a un boliviano, conoces los rangos aproximados. Si una carrera cuesta 10 pesos a ti te pedirán 15 (siempre negociándolo ANTES de montarte, porque sino la has liado y ya te pueden pedir lo que quieran).

Pero desconfiad si los taxistas te ven y se paran a tu lado para pedirte que te subas. Estos te querrán cobrar 3 o 4 veces más (hemos llegado a oír cantidades astronómicas).

rurrenabaque-jungle-tour-pampas

Hemos visto también en los mercados pedir un hombre a dos chicas “gringas” 480 pesos por una tela que yo compré previamente por 15 pesos. De hecho, cuando le escuché, pensé que decía 4 80 (es decir, 4 x 80). Y no, les sacó 480pesos de tajo, algo así como 60€, con la excusa de que eran pintados a mano (mentira), originales (mentira) y hechos en Bolivia (mentira, están todos impresos en China).

Bueno, podría estar años escribiendo sobre los timos a diario que hemos sufrido, o que hemos visto jajajaja la mayoría son mentiras, más allá de que el hostel tenga wifi o agua caliente.

Por lo general, si te dicen que en ese sitio disponen de x servicio, olvídate de ello. De hecho prueba a decirles que si hay Offensoenburg (si, inventate una palabra como esta) y te dirán que tiene el último y más reciente.

Son los mejores comerciales del mundo, de verdad. Te intentan vender arena en el desierto (literalmente).

3. El mal de altura

altura altitud

No Pablo, esa altura no

Sí, hemos vivido más de un año a 3.600 metros sobre el nivel del mar, y varias veces hemos dejado constancia de que es un poco coñazo. De hecho escribimos un artículo entero sobre el mal de altura, y cómo hacerle frente.

altura altitud

Pero por lo general no es fácil, y tendrás que sobrellevarlo como puedas. Primero teniendo cuidado con lo que cenas, ya que las digestiones son muuuuy pesadas aquí, y más de una vez irás al baño a evacuar a las 3am. Los primeros 7 meses había adelgazado ya 8 kilos. Y no he querido volver a pesarme, pero los pantalones se me caen.

Hablando de dormir…yo (Pablo) no he conseguido dormir ni una noche del tirón. Y eso que luego cuando bajamos a otras ciudades a menor altura duermo perfectamente. Pero aquí no. Y tengo muchas ojeras.

Todo hay que decir que Let sigue durmiendo igual de bien, me imagino que es algo personal.

A la hora de caminar, de hacer deporte, de subir escaleras…todo se tiene que hacer mucho más pausado, porque te quedas sin aire literalmente. LITERALMENTE.

mal de altura soroche montana

Let en el Chacaltaya, a 5435msnm

No es ningún proceso engorroso ni peligroso. Pero es un poco coñazo sentir taquicardias y problemas para dormir constantemente. En fin, que La Paz y el altiplano en general para eso…punto negativo.

Quiero repetir que esto es algo personal, ya que hay mucha otra gente que no ha sentido el mal de altura para nada. Messi, tú no.

4. El catenaccio, o sobreproteccionismo

Evo cuida a Bolivia como un padre a su hijo, que no le deja salir a la calle. Bolivia entera está protegida con el manto de Evo, que dice a la población muchas veces lo que quiere oír, sin importar que sea verdad, mentira, perjudicial o beneficioso.

Es cierto que Bolivia no crece porque no quiere. Es un país único en Latinoamérica pero está sobreprotegido. A nivel económico no se permite el ingreso de miles de empresas extranjeras por miedo, ni se fomenta la emprendeduría ni se ayuda a generar competitividad.

la paz bolivia

Un país con las puertas cerradas es un país que nunca avanzará, porque no tendrá las ganas de seguir mejorando. Si sólo hay una empresa que ofrece un producto, descuidará la calidad porque tendrá un monopolio sectorial.

Esto ocurre en Bolivia muy a menudo, y es una de las principales trabas de los países socialistas que juegan al catenaccio, defendiendo con los 11 jugadores bajo palos.

 

5. La poquísima profesionalidad

Bueno, esto me da que no va a sorprender a nadie. Pero la poquísima profesionalidad en general que se vive en este país es algo preocupante.

Porque las horas son “ahorita no más” o “ya no más”. Siempre que quieras subir a un bus te dirán que sale ya, siempre que quedes con alguien llévate un libro, y ten muuuucha paciencia.

Si nos sorprende a los españoles los suizos tienen que flipar jajajajaj

Pero no sólo hablo de horarios, hablo de tiendas, de información, de una falta de ímpetu y ganas tremenda.

Estoy seguro de que el país crecería mucho más si su motor económico, político y turístico se profesionalizara. Aunque la verdad es que estas cosas luego dan para muchas historias que sumar a las aventuras de los viajes, así que….bueno…pasemos a un tema relacionado.

 

6. La falta de infraestructuras y servicios

Este apartado es clave. Ahora están comenzando a “asfaltar” las vías principales del país, lo que está reduciendo considerablemente los tiempos de viaje entre ciudades.

Aun así muchas carreteras son todavía de tierra, sin quitamiedos en los laterales ni peraltes bien puestos para las curvas. Esto hace que cada viaje sea una aventura de por sí.

carretera camino muerte yungas

Por cierto, los asientos no tienen cinturón de seguridad y los conductores conducen como si no hubiera un mañana. A veces me pregunto si el estado de las carreteras es mejor que permanezca de esta manera para que los conductores no puedan sobrepasar el límite de velocidad (que aquí son 50000km/h).

Porque si conducen así en este estado…con carreteras como las de Alemania reinaría el Darwinismo.

Pero vamos, que no sólo de carreteras quería hablar. La necesidad de hospitales es evidente, de más colegios, de lugares en donde pueda la gente juntarse…Evo hizo muchos polideportivos en donde sacaba tajada por cada uno, pero la mayoría quedaron relegados en el olvido. Hace poco hablamos del estadio de fútbol de Villa Tunari, a 4 horas de Cochabamba, con capacidad para 25,000 personas (quintuplicando la cantidad de personas en el pueblo).

¿Qué ocurre? Que encontramos miles de edificios abandonados, a medio hacer, mucho desastre. Y no sólo en las grandes ciudades, sino en las comunidades y en los pueblos del interior de Bolivia.

Ah, y el odio al colonialismo español está presente también. Según caminéis por el centro de La Paz os teneis que fijar en la cantidad de edificios coloniales y palacetes que están abandonados. Porque Evo los deja caerse con el tiempo. Quiere que la población vea la “pérdida” de la influencia española. En fin…

¡Si buscáis fotos de La Paz de hace decenas de años veréis que era una ciudad preciosa!

7. La burocracia infinita

Papeles para todo. Papeles para la residencia, dos tipos de fotos, distintos colores de fondo, pagos absurdos a los primos de los administrativos, etc… De verdad, es que te piden hasta una prueba de VIH, no es coña. Todo para conseguir la residencia de un año en el país.

Y claro, muchas tasas absurdas con precios abusivos.

Pero necesitas burocracia para todo, que si internet, que si comprar no se qué, que si ir al super. Para cualquier situación tienes que enseñar el pasaporte o dar tu número de NIT (identificación).

Pooooorque en un país tan socialista como dice Bolivia que es pagan más impuestos los que más cobran gastan, y hay un mercado negro de facturas tremendo. Hasta para una botella de agua te dan una facturita y te piden el número del NIT.

Capital de bolivia sucre 2015 2016 2017 2018

Todo está pensado para que te guardes las facturas y las declares después con el fin de ahorrarte pagar unos impuestos x.

Bueno, que si os tiráis más de 3 meses en el país vais a tener papeles a punta pala. Y guardadlos todos bien porque si te falta alguno, multa, si no encuentras el que te piden, multa, si no es el original, golpe de remo multa.

 

Las 7 cosas que MENOS nos gustaron después de estar viviendo en Bolivia durante un año

¿Qué os ha parecido este artículo sobre las 7 cosas que MENOS me gustaron de Bolivia? Se que ha quedado un poco hater, pero ya estoy en los últimos días antes de marcharme a Colombia y necesitaba desahogarme un poco gritando al elefante en la habitación.

Además, podréis leer el otro artículo, el antagonista, que trata precisamente sobre las 7 cosas que MÁS nos gustaron después de estar viviendo en Bolivia durante un año. Que hay muchas cosas buenas!!

Y como siempre, si queréis dejarnos vuestra opinión podéis dejar un comentario en el apartado habilitado más abajo.